La suavidad de los zapallos italianos ahora viene a resaltar con su cambio de textura, en una receta especial que los designa con un sentido crocante asociado a la calidad y buen sabor del queso mozarella. Aprovecha y haz que tus platillos sean inigualables y totalmente relacionados con tu buen gusto, dejándolos como primera opción en los platos de la temporada.

¿Qué necesitarás?

  • 2 zapallos italianos
  • Un par de huevos batidos
  • 1 taza de harina
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal
  • 80 gramos de queso mozarella
  • 6 tomates cherrys cortados en rodajas
  • Orégano para espolvorear
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Calienta el horno previamente a una temperatura de 200 grados y empieza a cortar los zapallitos a modo de rodajas no tan gruesos. Posteriormente, aliña la harina con sal y mezcla el pan rallado con orégano.

Una vez que has cumplido con este paso, lo que sigue será pasar cada rodaja de zapallitos por una buena cantidad de harina, así como posteriormente por huevo y pan rallado en última instancia.

Fríe las rodajas en aceite caliente y deja hasta que estén doradas desde ambos lados. Una vez que toman esta tonalidad, no deberás más que estilar en toallas de papel absorbente.

Coloca un pedazo de mozzarella en cada rodaja y termina sucesivamente con una rodaja de tomate, espolvoreando a su vez con un poco de orégano.

Procede a hornear en el horno previamente caliente a la temperatura estimada durante 5 minutos o simplemente, hasta que el queso se haya derretido por completo.

Retira del horno y sirve de forma bien ordenada. Puedes adornar el plato con un poco más de orégano, pero solo será cuestión de tu preferencia.

No olvides aplicar sal y pimienta al gusto de forma de darle un toque de exclusividad a todo el platillo, sea donde sea que pretendas colocarlo y depende también de la temporada en la que lo hayas preparado, pues el estilo gourmet se centrará en el decorado.