La suavidad de los zapallos italianos ahora viene a resaltar con su cambio de textura, en una receta especial que los designa con un sentido crocante asociado a la calidad y buen sabor del queso mozzarella. Aprovecha y haz que tus platillos sean inigualables y totalmente relacionados con tu buen gusto, dejándolos como primera opción en los platos de la temporada.

¿Qué necesitarás?

  • 2 zapallos italianos
  • Un par de huevos batidos
  • 1 taza de harina
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal
  • 80 gramos de queso mozzarella
  • 6 tomates cherrys cortados en rodajas
  • Orégano para espolvorear

Preparación de los zapallos italianos

Prepara el horno, precalentándolo a 200 grados centígrados. Mientras calienta, ve cortando los zapallos italianos en rodajas de 5mm de grosor, aproximadamente.

Aliña la harina con sal al gusto y ve mezclando el pan rallado con abundante fuerza. Recuerda pasar cada rodaja de zapallo por la harina y posteriormente por huevo, de esta forma será más fácil colocarlo y moverlo en el aceite, finaliza el proceso pasándolos por el pan rallado, de forma que queden bien impregnados de cada uno de los pasos.

Seguidamente, fríe las rodajas en aceite bien caliente, cuidando de estar al pendiente para dejarlas hasta que ambos lados estén dorados, sin que vayan a pasarse de cocción. Una vez que consigan este todo, retíralas del aceite y colócalas en las toallas de papel absorbente.

Coloca un pedazo de mozzarella en cada rodaja de zapallos italianos y termina añadiendo una rodaja de tomate para espolvorear con el ínfimo sabor del orégano.

Como último paso, hornea con el horno bien caliente, dejándolos en un tiempo estimado de 5 minutos o bien, hasta que el queso mozzarella haya conseguido derretirse completamente.

Saca el preparado del horno y sirve, espolvoreando orégano en el plato para dar un color, un olor y una imagen atrayente a todo el platillo.