Tener la mezcla y la suavidad del queso crema rondado de espinacas, es una receta mágica que puedes aplicar al conjugarlo con el pollo para un toque invernal y de otoño que no pasará desapercibido desde ningún punto de vista. Más que una receta convencional, es una receta para deslumbrar a cualquiera de tus invitados.

¿Qué necesitarás?

  • 4 supremas de pollo sin piel
  • 40 gramos de nueces picadas
  • 50 gramos de espinacas
  • 100 gramos de queso crema
  • 1 pimentón rojo
  • 1 cebolla morada
  • 1 zapallito italiano
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Corta los tallos de las espinacas y lava bien las hojas hasta blanquearlas, preferiblemente con agua hirviendo. Pícalas en pequeños trozos.

En un recipiente, bate el queso crema y añade las nueces con las espinacas. Condimenta la mezcla con sal y pimienta negra al gusto, añadiéndole así tu toque personal. Corta cada una de las supremas en forma de mariposa. Colócalas abiertas sobre una superficie lisa y empieza a condimentar con sal a tu gusto y rellénalos con queso crema.

Enróllalos y envuélvelos con papel film de cocina, formando un cilindro bien firme. Realiza un nudo en cada extremo y deja que el pollo quede bien sellado.

Coloca los rollos de pollo en una olla con agua hirviendo por 20 minutos u hasta que la temperatura llegue hasta los 70°. Posteriormente, corta el pimentón y el zapallito italiano a modo de tiras delgadas, en conjunto con la cebolla.

Seguidamente, calienta en una sartén a fuego medio un poco de aceite y añade los vegetales en el siguiente orden, desde el pimentón, luego la cebolla y por último el zapallo italiano.

No olvides antes de servir agregar un poco de pimienta a la superficie. Saca el pollo del agua, córtalo en rodajas relativamente gruesas y sírvelo de inmediato en conjunto con los vegetales salteados que has preparado previamente.