Para disfrutar de la delicadeza del pescado, nada mejor que sorprender al paladar de todos los miembros de casa con una receta elegante, una receta que sea sencilla se preparar y que deleite los gustos más exigentes de la mesa. Es por ello, que ahora aprenderás a sobresalir con un pescado con capa de quínoa en costra, dejando un acabado que querrás comer sin que se termine.

¿Qué necesitarás?

  • 4 filetes de pescados
  • 1 cucharada de mostaza

Para la capa de quínoa

  • Media taza de quínoa blanca cocida
  • Media taza de quínoa roja cocida
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 cucharada de ciboulette fresco
  • Aceite de oliva al gusto

Preparación

Precalienta el horno a una temperatura regular y constante de 200 grados. Para la superficie, mezcla ambos tipos de quínoas en conjunto con el queso parmesano rallado y el ciboulette, revuelve hasta que todo quede bien integrado, como una pasta homogénea.

Ve añadiendo el aceite suficiente para mojar la mezcla y que con ello, puedas entrelazar con ayuda de las manos. Reserva durante un tiempo.

Progresivamente, aliña cada uno de los filetes de pescado con sal al gusto por ambos lados. Después, coloca los filetes en una fuente de horno o también puede ser en un bandeja aceitada.

Pincela cada lado de los filetes con un poco de mostaza y cubre todos con la mezcla que has preparado previamente de quínoas.

Como último paso, deja cocer el pescado en el horno por un tiempo entre 20 a 30 minutos, hasta que el filete esté cocido completamente y la costra de quínoa haya conseguido la textura ideal.

Sirve en un plato decorado con un poco de albahaca fresca, acompaña con arroz y verás que se tratará de un platillo excepcional para disfrutar cuando planeas ir a la playa o cuando estás dentro de la temporada de verano.