Más que una delicada receta, se trata de un sabor exclusivo que puedes tener al alcance de tu paladar, solo invirtiendo unos cuantos minutos para aprender y darle tu toque personal, siendo una excelente opción de platillos para compartir en familia, una vez que han estado celebrando eventos inolvidables. Más que unas simples ostras de pan, las semillas de sésamo son las que le ofrecen una suavidad y un gusto particular para que no pasen desapercibidas.

¿Qué necesitarás?

  • 30 ostras
  • 1 taza de harina
  • Un par de huevos
  • Queso rallado
  • 1 taza de semillas de sésamo
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal
  • 1 cebolla picada
  • Sal al gusto

Preparación

Es importante que al empezar, laves las otras y las dejes remojando con abundante hielo y sal.

Seguidamente, sácalas y sécalas con ayuda de servilletas o papel absorbente para luego pasarlas y rebosarlas por harina, así como también por huevo batido, el cual estará condimentado con los pequeños trozos de la cebolla picada.

Como paso final, tienes la opción de decidir si quieres agregar cualquiera de los ingredientes opcionales, sea el pan rallado o el queso rallado y pasarla sobre alguna de estas dos opciones.

Por último, pasa cada ostra de pan por la taza de las semillas de sésamo, de forma que queden bien impregnadas y cubiertas por las mismas.

Acompáñalas con puré de aguacate o también con salsa de soya y verás que no querrás despegarte de este tipo de pasabocas, donde tu paladar se sentirá agradecido de tan buen gusto que le has ofrecido.

Utiliza las ostras de pan como platillo de entrada, pasapalos o como una merienda y date ese excelente gusto lleno de mar que sabes degustar con mucho placer, sea cual sea la ocasión para la que esperas compartirlas y colocarlas dentro de la primera elección de todos los que rodearán la mesa.