Los componentes que brindan un buen gusto en los platos de mar sin duda, saben contextualizarse mejor cuando se llevan al horno, es por esto que ahora verás una propuesta encantadora al tratarse de preparar merluza horneada, combinándola así como el suave sabor del vino blanco que no pasará desapercibido en ningún detalles.

¿Qué necesitarás?

  • 800 gramos de merluza
  • Media taza de aceite de oliva
  • Media taza de vino blanco
  • Media cucharada de perejil fresco
  • Salsa de ajo

Para la salsa verde

  • Yogurt natural
  • 5 cucharadas de perejil
  • Semillas de sésamo
  • Jugo de un limón
  • Sal marina

Para el puré de camotes de acompañante

  • 4 camotes lavados y picados en trozos
  • Aceite de oliva
  • Media cucharadita de sal marina
  • Pimienta molida
  • 2 cucharadas de ciboulette picado
  • Queso de cabra rallado

Preparación

Para preparar el pescado, empieza licuando el aceite de oliva en conjunto con el vino blanco, el perejil y la salsa de ajo. Seguidamente, coloca la mezcla en un recipiente y ve agregando la merluza hasta dejar reservada durante una hora.

Mientras esperas, puedes preparar la salsa, licuando todos los ingredientes hasta conseguir una consistencia pastosa y cremosa, reserva igualmente hasta servir.

Precalienta el horno a 200 grados. Empieza a preparar el puré con los cubos de camotes mezclándolos directamente con el aceite vegetal, una pizca de sal y pimienta al gusto. Ubica esta mezcla en una lata de horno y deja horneando por un tiempo de 40 a 50 minutos hasta que se consiga una consistencia blanda. Retira del horno y aplasta con una cuchara de madera. Añade a esta, el ciboulette y el queso de cabra rallado.

Sirve la merluza acompañada del puré rústico y entremezcla con la salsa verde para que tengas un acabado espléndido acompañado de un sabor inigualable en el cual hacer destacar este platillo, listo para todas las temporadas y todas las ocasiones.