Más que una receta convencional, el estofado de osobuco representa una manera excepcional de disfrutar de un sabor auténtico de muchos vegetales, más aún cuando se combina su suavidad con la textura y el toque impregnado del vino blanco en el detalle molido de la pimienta negra. Un sabor realmente inigualable.

¿Qué necesitarás?

  • 6 pedazos de osobuco mediano
  • Media taza de harina
  • Pimienta negra
  • 3 tazas de cebolla en pluma
  • 100 gramos de aceitunas negras
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • Media taza de vino blanco
  • 4 tomates picados en cubos
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil fresco
  • 1 cucharada de orégano
  • Aceite de oliva y sal al gusto

Preparación

Calienta el horno en 180 grados, en un recipiente mezcla la harina con 2 cucharadas de sal y pimienta. Rebosa cada trozo de carne por la media taza de harina y cuida de quitar el remanente, posteriormente.

Seguidamente, coloca los osobucos enharinados en un cazo, utilizando para sofreírla, 2 cucharadas de aceite de oliva. Retira del fuego y reserva la carne en una bandeja para hornos.

En el mismo cazo donde tenías la carne de Osobuco, utiliza el aceite restante para cocinar las tres tazas de cebolla en pluma, hasta que esté transparente.

Ve agregando progresivamente las aceitunas, alcaparras y la cantidad de vino blanco. Espera que este último se absorba un poco para añadir los tomates, la hoja de laurel, el perejil fresco y el orégano, cocinando hasta que toda la mezcla comience a hervir.

Vacía toda la mezcla homogénea ya integrada, sobre la carne en la bandeja para hornos, tapa el preparado con papel aluminio y cocínalo durante una hora, dentro del horno. Da vuelta a la carne y deja que la otra parte se dore.

Retira la hoja de laurel y sirve la carne con el perejil fresco picado. Sirve y acompaña con papas fritas. Te encantará compartir esta magnífica receta, en familia.