Con dulzura y satisfacción, es el momento de aprovechar tus cualidades como cocinero de temporadas y de exquisiteces para abordar la preparación de platillos especiales tales como los duraznos asados con puntos de canela, que sirven para compartir un buen gusto en familia y con toques auténticos. Aprende cómo hacerlo.

¿Qué necesitarás?

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Jugo de medio limón
  • 3 cucharas de azúcar
  • Miel de abejas
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 5 duraznos partidos en mitades
  • Media taza de vino blanco
  • Helado de vainilla para acompañar

Preparación

Empieza a crear esta dulce receta, precalentando el horno a 200 grados centígrados.

Seguidamente, mezcla las cucharadas de mantequilla previamente derretida con la cantidad de azúcar indicada, al mismo tiempo ve agregando el jugo de un limón, la miel y la canela en polvo. Todo esto removiendo lo suficiente como para conseguir la consistencia de una pasta.

Coloca las mitades de los duraznos, cada uno en una fuente de horno a una distancia considerable entre cada una, teniendo la parte cortada hacia la superficie superior. Tapa los duraznos con la pasta que has creado con la canela y rocía en ellos el vino blanco, cuidando que no quede ninguno sin este sabor.

Por último, hornea los duraznos durante un tiempo de 20 a 30 minutos, consiguiendo que tomen el tono dorado y se establezcan con una superficie de almíbar. Sirve los duraznos tibios o bien, a temperatura ambiente y de preferencia sirve en un plato con helado de vainilla como el mejor acompañante.

Recuerda que el sabor dulce de la fruta puede enmarcar el completo buen gusto con la diversidad del helado y por ende, es la opción preferencial para que se convierta en una mezcla ideal de sabores para disfrutar en familia, sorprendiendo todas las exigencias de los paladares.