Caldillo de congrio embalsamado en Azafrán

0
441

Los platos fuertes son imprescindibles cuando se trata de compartir en familia ante una buena comida. Es el momento de estrenar la temporada con un caldillo de congrio embalsamado en Azafrán, que deja un sabor especial y digno de resaltar en todos tus planes de recetas.

¿Qué necesitarás?

  • 1 kilo de congrio
  • Aceite vegetal
  • 3 cebollas cortadas en pluma
  • 1 pimentón rojo a modo de tiras
  • Un par de dientes de ajos picados
  • Vino blanco seco
  • 200 ml de salsa de tomate
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cilantro fresco
  • Azafrán en hierbas

Para el caldo

  • Cabezas y espinas del congrio
  • Cebolla picada en trozos
  • 2 ramas de apio cortado
  • Pimienta negra molida
  • Perejil fresco

Preparación

Inicia el proceso, limpiando y cortando el congrio. Seguidamente coloca los trozos en una fuente de horno y refrigera por un tiempo.

Para preparar el caldo, coloca en una olla grande, las espinas, así como la cabeza del congrio en un poco de agua y deja calentando a fuego alto. Posteriormente, añade la cebolla, así como el apio y la pimienta negra molida, en conjunto con el perejil fresco dejando cocinar por unos minutos.

Una vez que hierva, deja cocinar por un tiempo estimado entre 30 y 45 minutos más. Luego cuida ir sacando la espuma del caldo según los momentos que vaya apareciendo. Deja que merme un poco el caldo y resérvalo.

En otra olla, calienta un poco de aceite vegetal a fuego medio y déjalos sudar en conjunto con las cebollas picadas, el pimentón, la zanahoria y el ajo. Después que la cebolla ha conseguido una tonalidad transparente, añade el vino blanco y una buena porción de azafrán en hebras.

Después que el vino se ha evaporado en gran cantidad, agrega un poco de caldo del pescado preparado previamente, así como un poco de salsa de tomate, dejándolo cocinando hasta que hierva. Reduce a fuego lento, por 20 minutos.

Sirve de inmediato, colocando en un plato hondo una buena cantidad de sopa, verduras y pescado. Añade unos toques de cilantro y ¡a comer!