El toque ácido del zumo de limón contextualizando la suavidad del arroz Basmati, es una nueva estrategia en la que conseguir un sabor inigualable es posible. Practica esta receta fácil y rápida para empezar a sorprender a toda tu familia, en base a un menú que podrás degustar en cualquier momento invirtiendo unos cuantos minutos en su preparación y degustando lo mejor, sin ser un experto.

¿Qué necesitarás?

  • 2 hojas de laurel
  • 100 gramos de arroz basmati
  • Canela en trozos
  • 1 gramo de Cardamomo negro
  • 3 clavos de olor
  • 10 gramos de aceite de oliva
  • Semillas de mostaza
  • 10 ml de zumo de limón
  • Cúrcuma
  • Sal al gusto

Preparación

Remoja el arroz en un tazón lleno de agua fría. Deja que repose dentro de ella por un par de horas y luego pasa el arroz por otra agua para remover el sucio.

En una olla, opta por calentar agua en suficiente cantidad, de modo que alcance hasta los 90 grados y luego añade el arroz para que se cocine por 5 a 6 minutos. Retira y deja que escurra.

En una cazuela, vierte el jugo de limón con las semillas de mostaza. Ve agregando el cardamomo verde y negro, así como los trozos de canela, los clavos y las hojas de laurel. Dale el toque final con sal a tu gusto, añade el arroz cocido y revuelve para que se integre con todos los ingredientes.

Retira del fuego y sirve. Decora el plato con pequeñas rodajas de limón.

Recuerda

Mientras cocinas el arroz, coloca agua suficiente en la olla, pues la idea es que quede bien cocido y para ello, es necesario que el fuego esté en mínimo.

Cuando pretendas revolver el arroz, en el paso final, cuida hacerlo con suavidad para dejar la textura sedosa que tanto quieres obtener.

El sabor cítrico por el zumo de limón y también por la decoración en su alrededor con rodajas, será la mejor parte de percibir una receta con el sabor pensado, por lo que querrás repetirla, una y otra vez para sorprender a tu paladar y también al de toda tu familia. Es una receta para realizar en todas las temporadas, sin limitaciones.