Dale un gusto especial a un domingo, con la calidez de una buena cazuela de albóndigas en salsa de zapallo, condecorando cada sabor distinguiéndose con mucho fervor bajo la suavidad del sabor que quieras resaltar en toda su preparación. Aprende cómo puedes sorprender a todos los miembros de tu familia, con este platillo nutritivo.

¿Qué necesitarás?

  • Medio kilo de carne molida
  • 1 marraqueta
  • Salsa de ajo
  • Perejil fresco
  • Un par de huevos
  • 6 trozos de zapallo amarillo al dente
  • 3 choclos partidos en 3 pedazos cocidos en un punto al dente
  • 3 pares de papas cocidas
  • 1 taza de arroz
  • Cilantro para decorar

Preparación

Las albóndigas son las protagonistas y como tal debes empezar con ellas. Remoja la marraqueta en agua y cuida de estrujarla e integrarla bien. Júntala con los demás ingredientes aliñadores y mézclalos con la carne, por media hora con ayuda de las manos.

Empieza a crear la forma de las albóndigas y refrigera por unos minutos.

Agrega en una olla, un poco de caldo de costilla y deja hervir. Añade las albóndigas en el caldo durante unos 5 minutos. Posteriormente sácalas de la olla y ve cocinándolas todas de la misma manera, rodéandolas de los trozos de zapallos.

En un paso importante, es continuar añadiendo al caldo en otra olla, todas las verduras que has picado. Después que se agregue el sabor de las mismas, vierte la taza de arroz y deja cocinar hasta que tome la consistencia deseada.

Por último, sirve las albóndigas calientes, alrededor del arroz con verduras, siendo lo ideal que los mezcles con la salsa dejada de las primeras y las sirvas en un plato hondo.

Espolvorea un poco de cilantro fresco y asume ese toque gourmet de lujo que dejará a todos con la boca abierta y con ganas de sorprenderse a ver de qué se trata ese mágico sabor con todas las combinaciones de las verduras utilizadas en su cocción.