Las combinaciones en las recetas, siempre van destacándose ante un sabor de calidad y si cuenta con un detalle picante, los favoritismos van prevaleciendo, pues es uno de los toques que a muchos encanta y que puede destacarse en cualquier temporada, más cuando se quiere sorprender con un platillo de buen gusto.

¿Qué necesitarás?

  • 400 gramos de lomo vetado
  • 3 cebollas moradas
  • 2 pares de tomates
  • 1 ají amarillo
  • Perejil fresco
  • 100 cc de vinagre de vino tinto
  • Salsa de soya
  • Pimienta negra molida
  • Sal al gusto

Preparación

El primer paso es cortar el lomo en pedazos cuadrados con 4 cm de largo. Alíñalos con sal y pimienta al gusto. Seguidamente, corta la cebolla morada, así como los tomates en cubos, cuidando de limpiarlos y sacarles las semillas.

Corta el ají amarillo a modo de juliana y según la intensidad de su picante, determinarás si hacen falta más o no. Pica las hojas de perejil fresco y en un cazo a fuego alto, añade un poco de aceite hasta que caliente para agregar la carne troceada. Remuévelo constantemente.

Una vez que la carne vaya tomando el especial tono dorado, ve agregando las cebollas picadas, dejando cocinar por unos cuantos minutos, hasta el punto que quede con un complemento crujiente, así para agregar el ají amarillo picado.

Por último, cuando pienses que ya está lista la carne, ultima la receta agregando el tomate, coloca la medida de vino tinto, sal y pimienta al gusto.

No te olvides de espolvorear el perejil picado y fresco, además de la salsa de soya, pues son los complementos perfectos para que esta receta se imponga como una de las mejores de tu propio gusto y de fácil preparación. Sirve con 1 taza de arroz o también con papas fritas y cada uno de tus visitantes, no querrá salir de tu cocina ni de tus recomendaciones.