Para las temporadas calurosas, nada mejor que unos buenos macarrones con queso de sabor veraniego, en la que podrás aplicar ese toque personal, haciendo de esta receta, una herramienta única para saborear en conjunto con toda tu familia. Aprende a hacerlos y disfruta lo mejor.

¿Qué necesitarás?

  • 500 gramos de pasta en forma de tubo (macarrones)
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • Cebolla en trozos pequeños
  • Media cucharada de pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de leche caliente
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de Tomillo
  • 150 gramos de queso crema
  • 1 taza de queso cheddar rallado
  • Queso parmesano rallado

Preparación

Inicia el proceso de la receta, precalentando el horno a 180 grados.

Coloca una olla con agua hasta que hierva, con sal y un toque de aceite, coloca las pastas hasta que queden al dente y opta por escurrir el agua de las mismas. Seguidamente, añade a la pasta 2 cucharadas de mantequilla y revuelve de forma que toda la pasta quede cubierta.

Para la preparación de la salsa con sabor veraniego, derrite dos cucharadas de mantequilla a fuego medio en una cazuela y ve agregando lentamente la harina, en conjunto con la cebolla en trozos muy pequeños, la pimienta negra molida y revuelve hasta que todo quede bien integrado.

Siempre removiendo, añade la leche caliente hasta que su consistencia quede como una especie de salsa, incluye el tomillo, el queso crema, el queso cheddar y parmesano después de rallado, cocinando hasta que los quesos estén completamente derretidos.

Después que esta, esté lista, mezcla la salsa de quesos con la pasta que ya estaba cocida. Enmantequilla una bandeja para hornos con una cucharada y vierte la pasta sobre esta bandeja. Espolvorea una capa de queso cheddar rallado e introduce en el horno por un tiempo de 35 a 30 minutos.

Antes de salir del horno, verifica que la superficie esté burbujeando y con un tono dorado.